19
mar

Los accidentes de tráfico lamentablemente son sucesos que continúan sucediendo día a día, llevándose con ellos múltiples vidas inocentes. Se dice que en un año mueren una media de 1,2 millones de personas en el mundo por esta razón.

La última cifra conocida en España de personas fallecidas en carretera se eleva a un total de 1.200 tan solo durante el año 2017.

Muchos de estos siniestros son perfectamente evitables llevando a cabo unos pequeños gestos como medidas de prevención, ya que una gran mayoría son causados por las distracciones al volante que, por mínimas que sean, desencadenan enormes e irreparables consecuencias.

La primera medida que hay que tomar para evitar estos hechos es dejar de lado cualquier cosa que nos distraiga la mirada de la carretera. Por muy evidente que suene y que esté penalizado con una multa, es realmente importante que mantengamos el móvil fuera de nuestra vista. Evitar llamadas, mensajes de texto e incluso las redes sociales a la hora de conducir puede salvarnos la vida a nosotros y a los demás. Pero no es lo único que puede distraernos, ya que cualquier otro gesto como comer o beber algo cuando conduces de camino al trabajo puede llegar a ser igual de trágico.

Por otro lado, el consumo de alcohol y drogas, actos que se consideran ilegales al volante, son capaces de alterar nuestro estado físico y psicológico haciéndonos perder el control de la situación. Tenemos que tomar en cuenta que existen drogas que también pueden estar presentes en algunos medicamentos, por lo que si nos encontramos bajo algún tratamiento es fundamental comunicárselo a nuestro médico, para que nos indique las precauciones que debemos llevar a cabo.

La fatiga cuando conducimos puede aparecer de un momento a otro. Por eso, si vamos a realizar un viaje largo es esencial que descansemos cada 2 o 3 horas de conducción, aunque este no es el único causante de la fatiga. Mantener una buena postura y ajustar bien reposacabezas y asientos puede marcar la diferencia.

Otro elemento producido por la falta de descanso es el insomnio y las alteraciones del sueño, que pueden hacer que nos quedemos dormidos mientras conducimos. Para evitarlo debemos mantener un horario estable que respete nuestras horas de sueño o acudir a la consulta del médico para tratar estos problemas.

No solo las distracciones pueden acabar en accidentes de tráfico, también pueden afectar ciertos factores externos como las condiciones meteorológicas, el estado del coche que conducimos o la carretera por la que vamos a circular. Pero además, los elementos de seguridad pasiva de nuestro coche juegan un papel significativo que podrán protegernos ante estas situaciones. Por lo tanto es esencial que tomemos en cuenta esto para que se puedan evitar los accidentes de tráfico en la medida de lo posible.

Desde Ángel Prada, abogados especialistas en accidentes de tráfico, esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para que nunca tengáis que pasar por estos contratiempos.

0 Sin comentarios

Deja un comentario