29
ene

¿Si presenciases un accidente de tráfico o fueras el causante, pararías para socorrer a los heridos? Posiblemente si escuchas esta pregunta dirás, ¿Cómo no voy a parar, si es mi obligación? Pues lo cierto es que no todo el mundo piensa y actúa de la misma forma, ya que en numerosas ocasiones hemos visto u oído multitud de accidentes en los que no se ha realizado esta acción de auxilio.

 

Desde el punto de vista legal, la falta de auxilio puede ocasionar graves consecuencias, ya que puede ser constitutiva de un delito de omisión de socorro. De este modo, nuestro sistema sanciona la pasividad y el desinterés frente a situaciones de peligro para terceros, castigando al que no auxilia a la persona o personas desamparadas, o al que no pudiendo socorrer a la persona no solicita ayuda con urgencia. En este caso, nos centramos en el delito de omisión del deber de socorro en casos de accidentes de tráfico.

 

El Código Penal castiga de forma más dura a aquellas personas que niegan el auxilio, cuando son ellos precisamente los que han provocado el accidente. Quien ocasiona el accidente tiene el deber de atender a la víctima que queda lesionada como consecuencia del mismo, al ser su deber personal por haber originado el peligro o daño. Este deber sólo decae cuando la víctima está recibiendo asistencia médica de forma efectiva.

 

Si te has visto envuelto en alguna situación similar ante un accidente de tráfico, confía en Ángel Prada Abogados, ofrecemos a nuestros clientes el mejor asesoramiento legal necesario en accidentes de tráfico.

Deja un comentario